ARA Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural
La Comisión Europa no suspende los fondos estructurales a España

La Comisión Europa no suspende los fondos estructurales a España

 

La Comisión Europea no congelará los fondos estructurales de España y Portugal.No por el momento al menos. El Colegio de Comisarios ha decidido este miércoles, tras semanas de dudas, que no habrá sanción por el incumplimiento de déficit público en 2015.

En un escrito breve y que puede generar la protesta de algunos de los países más críticos, la Comisión recuerda que ambos países remitieron sus borradores presupuestarios provisionales, así como la lista de "medidas efectivas" adoptadas para corregir la senda fiscal en 2017. Y parece ser suficiente.

"La Comisión ha llegado a la conclusión de que los procedimientos de déficit excesivo de ambos Estados miembros deben mantenerse en suspenso. En consecuencia, el hecho que requería una propuesta de la Comisión para suspender partes de los Fondos Estructurales e Inversiones europeos ya no está presente y no habrá tal propuesta", explica el documento.

Hay varias ideas en el párrafo. La Comisión "deja en suspenso" pero no cierra porque no puede el procedimiento de déficit excesivo, pero opta por no hacer una "propuesta" de sanción, a pesar de que las reglas europeas así se lo exigen de forma "obligatoria".

Tras la decisión del Ecofin el pasado 8 de agosto de cancelar la multa a España y Portugal por el incumplimiento, se dejó abierta la puerta a la congelación. Y por la legislación actual, esa decisión debía llevar a una "propuesta" ahora. Que bien podía haber sido una congelación o una congelación y el levantamiento de la misma de forma simultánea.

Lo sucedido hoy es meramente político y, como ha reconocido el comisario Pierre Moscovici, "lo esperado". Lo habían pedido los Gobiernos y el Parlamento Europeo de forma categórica. "La Comisión ha concluido que las acciones de España y Portugal son suficientes para evitar la suspensión de los fondos", lo que son "buenas noticias para ambos países en los que los fondos juegan un papel importante para apoyar la inversión".

El encaje legal es bastante complicado. Los equipos comunitarios dicen que los juristas de la institución dan el visto bueno y que los del Consejo, también, pero el pasado verano ya hubo un fuerte enfrentamiento entre ambos por los atajos de Juncker para evitar la sanción. Y queda por ver si Berlín y el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, reciben la conclusión de la misma forma.

Porque es francamente complicado. En el mismo documento, y apenas una semana después de publicar sus Previsiones de Otoño, la Comisión recuerda que España no va a cumplir en 2017. Que este año todo hacer pensar que sí, pero que de nuevo el próximo la desviación puede ser grande. España debe presentar lo antes posible un nuevo Presupuesto, y Moscovici espera que sea mucho más contundente, pero no hay ninguna garantía y los antecedentes no son positivos precisamente.

Y pese a ello, haciendo malabarismos jurídicos y sin decirlo expresamente en el texto, se concluye que las promesas de España, empezando por la mayor recaudación gracias a la modificación del Impuesto de sociedades, es no sólo necesario sino suficiente. Al menos para "mantener en suspenso", que no suspender, el procedimiento de déficit excesivo.

¿Cierra esto el expendiente? Sï y no. Ahora estamos en terreno desconocido. La Comisión ha hecho una interpretación muy personal del Pacto de Estabilidad, y contraria al mensaje que sus vicepresidentes (Cretu, Katainen y el propio Dombrovskis) llevan meses haciendo en público, cuando aseguraban que estaban "forzados" a proponer una suspensión aunque no quisieran. Hoy Moscovici ha dicho que "habría que ser ser muy formalista y masoquista para hacer una propuesta para suspender fondos y poco después levantarla. Respetando nuestras reglas más valía no hacer esa propuesta y es una buena noticia para España".

El argumento es que España sí cumplirá el objetivo de déficit en 2016 y que eso demuestra que hay acciones efectivas. Es, o puede ser cierto si así ocurre, pero el Pacto de Estabilidad insiste en que hay que mirar a más largo plazo, pensando en 2018, y como Bruselas piensa que en 2017 volverá a haber incumplimiento, no tiene certeza alguna.

Ahora quedan abiertas muchas incógnitas y puertas, sujetas a interpretaciones legales y a posibles conflictos si España no cumple la senda fiscal que tiene asignada. Pero al menos la Comisión cierra temporalmente el caso de 2015 y se emplaza a retormar la situación más adelante. Después de todo, el procedimiento de déficit excesivo queda "en suspenso", que no suspendido. Moncloa ha pasado una batalla, pero no la guerra.

ER-0930/2013 GA-2013/0384 SR10-001/2014

Diseño, desarrollo y gestión de proyectos para el desarrollo socioeconómico y mejora de la calidad de vida del medio rural en Andalucía.