ARA Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural
Manuel García Benítez, Director General Desarrollo Sostenible: “Buscamos innovación y talento en el medio rural”

Manuel García Benítez, Director General Desarrollo Sostenible: “Buscamos innovación y talento en el medio rural”

—¿Cuáles son las iniciativas que tiene en marcha la Consejería de Agricultura para que Andalucía mantenga un medio rural vivo y pujante?

—Es clave la apertura de las convocatorias para acceder a los fondos de la Unión Europea a través de los Grupos de Desarrollo Rural. Hay 52 zonas rurales. Cada una cuenta con una asociación. Los grupos de desarrollo sirven para gestionar las ayudas que vienen de Europa y se complementan con fondos de Andalucía. El reparto sería de alrededor de 4,5 millones de euros para invertir en el territorio. Cualquier ayuntamiento, empresario o emprendedor puede acogerse a estas líneas de ayudas. Desde el 30 de noviembre, está abierta la ventanilla para los incentivos.

—¿Qué tipo de proyectos se presentan para lograr estos fondos? —El marco europeo comprende desde 2014 hasta 2020. Nosotros, en 2016, cada uno de los 52 territorios elaboró su estrategia de desarrollo. Ahí se definen las necesidades y se proporcionan las in- quietudes para saber el presente y el futuro de cada zona. En esa estrategia se establecen las líneas de ayuda. En Andalucía hay 442 líneas diferentes para la estrategia. Han sido los ciudadanos de cada territorio, con su participación, los que han definido los pasos. Más de 15.000 personas han participado en la elaboración de la estrategia. Han detectado los problemas y necesidades de cada territorio en equipamientos, servicios o a la hora de emprender. Se trata de que los ciudadanos visualicen los nuevos nichos de empleo y negocio para luego ejecutar la estrategia. Está claro que las necesidades de Bailén serán muy diferentes a las de Almonte, por ejemplo. El importe es de 4,5 millones por territorio, ya que serán 242 millones de euros los que llegarán a los grupos de desarrollo rural hasta 2020. Hemos insistido mucho en la innovación. Los proyectos innovadores serán los que tengan mayor puntuación dentro del proceso de concurrencia competitiva.

—Usted ha sido alcalde de un pequeño municipio, como el Viso del Alcor. ¿Los ciudadanos de las zonas rurales tienen la sensación de que cuentan con menos oportunidades que los que viven en las ciudades? —La forma de gestionar los grupos viene a través de un reglamento. Estos fondos van destina- dos a municipios de menos de 50.000 habitantes y que su renta no supere la media andaluza. Se estima que hay 700 municipios en los que viven 3,7 millones de personas de los 8 millones de andaluces. Por suerte, es la comunidad que menos ha sufrido la despoblación gracias a que, en los últimos 30 años, la Junta ha cubierto los servicios para que la gente se fije al mundo rural. En cualquier municipio andaluz hay centros educativos, sanitarios o una infraestructura que permita la accesibilidad. En los últimos 27 años, se han gestionado los fondos europeos que, junto a las inversiones de la Junta o las diputaciones, han permitido el progreso en las comarcas.

—¿Y por su experiencia?

—A un ayuntamiento solo le llega el IBI, el impuesto de vehículos o un plan concreto de la Diputación o de la Junta. Sin embargo, los Grupos de Desarrollo no solo ayudan a los ayuntamientos a hacer inversiones productivas, sino que también se dirigen a empresarios y emprendedores que tienen una posibilidad de ayuda económica para generar actividad que apoye la riqueza y la empleabilidad.

—¿Qué le piden los alcaldes cuando visita los municipios? —Nos piden que pongamos las ayudas cuanto antes, es decir, que abramos la ventanilla. El compromiso del consejero Rodrigo Sánchez Haro y el mío era que antes de acabase noviembre estuviera abierta la convocatoria. Hemos cumplido. Hasta el 29 de enero, los ayuntamientos, los empresarios y los emprendedores puedan presentar solicitudes de ayudas dentro de las líneas que se han definido.

—El Gobierno andaluz se ha quejado mucho del recorte de fondos en el segundo pilar de la PAC, que es el que va ligado al desarrollo rural. ¿Esto afecta a estos incentivos?

—Por supuesto que nos afecta. Se han aminorado importes para el desarrollo rural, pese a que somos los que más invertimos. El propio reglamento europeo dice que, al menos, hay que invertir el 5%. En cambio, en Andalucía se destina más del 12%, ya que es una decisión y vocación que se toma en la autonomía. Ha dado resultados muy exitosos, por lo que creemos que la apuesta por el desarrollo rural ha de ser firme. El recorte de la PAC repercute en el territorio porque reduce las posibilidades de inversión para recuperar talento joven y fijarlo al mundo rural, generar empleo, incentivar la incorporación de la mujer y ofrecer más posibilidades en los territorios.

—¿Qué tipo de proyectos se presentan?, ya que Andalucía es una tierra productora pero en algunos sectores se echa en falta un mayor peso de la agroindustria. —Andalucía tiene que ser referente en innovación. Somos tierra fértil y productora y nuestro PIB de- pende mucho del sector agroalimentario. Pero, no podemos quedarnos ahí. Tenemos que ser capaces de compaginar las nuevas tecnologías, la información para tomar decisiones (Big Data) o el agua para mejorar los cultivos. Somos pioneros en la aplicación de las nuevas tecnologías en la era de la innovación. Un grupo de desarrollo rural ha de invertir en innovación en cualquier sector productivo. Hemos insistido en que hay que priorizar proyectos que repercutan en el territorio, como la incorporación de la mujer, de los jóvenes, recuperación del patrimonio o la mejora de la calidad de vida.

 

ER-0930/2013 GA-2013/0384 SR10-001/2014

Diseño, desarrollo y gestión de proyectos para el desarrollo socioeconómico y mejora de la calidad de vida del medio rural en Andalucía.