Proyecto de Dictamen del Comité de las Regiones sobre la PAC después de 2020

Proyecto de Dictamen del Comité de las Regiones sobre la PAC después de 2020

El proyecto de Dictamen del Comité de las Regiones para el futuro de la PAC publicado con fecha del 12 y 13 de julio recoge las siguientes recomendaciones en materia de desarrollo rural.

Sinergias de los fondos de la UE en favor del desarrollo rural

  • propone aumentar el apoyo financiero de la UE al desarrollo rural, que se ha reducido significativamente en comparación con el anterior período de programación, sin reducir los fondos disponibles del primer pilar;
  • propone brindar un amplio y firme apoyo a la inversión para mantener las explotaciones agrícolas familiares, sobre todo en los ámbitos de la producción, distribución y diversificación;
  • recomienda la adopción de un programa rural para que todas las políticas europeas contribuyan de forma prioritaria a la innovación y la colaboración y al desarrollo de las zonas rurales en consonancia con los objetivos de cohesión territorial6;
  • propone simplificar la integración de los recursos de los distintos fondos que financian el desarrollo rural para apoyar:

.    a)  la adaptación de los agricultores a los mercados (por ejemplo, servicios de asesoría, servicios de gestión agraria, cursos de formación, etc.);

.    b)  iniciativas para fomentar la creación de cooperativas u organizaciones de productores por parte de los agricultores;

.    c)  instrumentos de gestión de los riesgos para combatir la extrema volatilidad de los precios;

.    d)  inversiones para adaptar la oferta a la demanda de los consumidores;

.    e)  las iniciativas locales de desarrollo del empleo rural;

.    f)  la formación profesional en las profesiones de los territorios rurales;

.    g)  la innovación técnica y social al servicio de una economía poscarbónica, digital, circular y amigable;

.    h)  la valorización económica, ecológica y recreativa de las zonas forestales;

.    i)  el fomento de la asociación y las alianzas entre el sector agrícola y los administradores de las 
zonas protegidas;

.    j)  la supresión de la fractura rural en materia de conexión digital;

.    k)  el mantenimiento y el desarrollo de servicios públicos locales;

.    l)  el mantenimiento y el desarrollo de paisajes y pueblos atractivos;

.    m)  el turismo rural;

.    n)  el desarrollo de fuentes locales de energía renovable a pequeña escala;

  • asimismo, aboga por usar el amplio potencial de las zonas agrícolas y forestales, en especial las zonas periurbanas, en favor de objetivos económicos, medioambientales, climáticos, energéticos y recreativos, por ejemplo, la producción local de alimentos y energía y el turismo rural. Ello hace necesario que la PAC se centre no solo en los agricultores sino también en aquellos empresarios que ya no se dedican a actividades primariamente agrarias. En la actualidad estos empresarios no pueden optar a las ayudas de la PAC debido a sus nuevas actividades o a su ubicación en zonas urbanas. Esto es especialmente cierto en el caso de las medidas orientadas a la innovación y la colaboración y de las medidas centradas en inversiones físicas;
  • pide una evaluación rigurosa de los Fondos Estructurales mediante la aplicación del «test rural», tal como se recomienda en la Declaración de Cork 2.07;
  • acoge favorablemente la iniciativa de «pueblos inteligentes» de la Comisión Europea y propone ampliar este concepto a los «territorios rurales inteligentes»;
  • insiste en la necesidad de proseguir la armonización de las normas de funcionamiento de los Fondos Estructurales a través de un marco estratégico común, con el fin de facilitar la programación y la gestión del desarrollo rural y fomentar los enfoques integrados y anclados en el territorio8;
  • sugiere entablar un debate sobre el acercamiento de los distintos fondos que intervienen en materia de desarrollo regional no agrícola.