El retraso del reparto de los fondos Leader pone “en jaque” a los Grupos de Acción Local de Castilla y León

El retraso del reparto de los fondos Leader pone “en jaque” a los Grupos de Acción Local de Castilla y León

 

La convocatoria de ayudas está dotada de 130 millones de euros para el desarrollo de los programas al que podrán aspirar los 44 grupos de acción local que existen en Castilla y León, aunque se podría duplicar gracias a la aportación privada que vendrá del desarrollo de las estrategias seleccionadas de desarrollo local y podría alcanzar a los 300 millones de euros.

 

La incertidumbre y la preocupación se cierne sobre los cuatro Grupos de Acción Local que operan en la provincia de Soria y que esperan los fondos desde el año 2012 para apoyar inversiones de proyectos de la pequeña y mediana empresa en el medio rural. Las cuatro asociaciones presentaron sus planes dentro del plazo de la convocatoria que se cerró en julio.

La mayor parte de los gerentes de los GAL sorianos plantearon ayer sus dudas para la continuidad de sus oficinas si la Junta de Castilla y León no resuelve la citada convocatoria en los próximos meses. Desde el recorte de los fondos, en 2012, se ha hecho un verdadero esfuerzo por parte de los empleados de todas las asociaciones, así como de los socios de las mismas, que son los ayuntamientos de cada comarca, e incluso de la Diputación Provincial que han procurado su mantenimiento. La situación está llegando al límite y los Grupos de Acción Local no entienden por qué el Gobierno regional les obligó a presentar sus determinadas estrategias territoriales en dos meses y desde julio no se tienen noticias de la resolución de la Orden de la Consejería.

Esperan de antemano que los fondos serán escasos y se mantendrá el recorte de hace tres años. En Soria se desconocen las razones del retraso de la resolución, cuya convocatoria ya se sacó tarde. Es cierto que los programas se desarrollan siempre por detrás, en el tiempo, al periodo que se marca, pero este último va especialmente retrasado. También se desconoce si se van a mantener los 44 Grupos de Acción Local constituidos en la Comunidad Autónoma de Castilla y León.

La situación es muy similar en los cuatro grupos sorianos que cuentan con plantillas muy mermadas. «Si los fondos se retrasan mucho tendremos que cerrar», manifestó ayer Feliciano González, gerente de la Asociación de Pinares y El Valle (Asopiva), donde los tres empleados están en ERTE con una reducción del 55% de la jornada laboral desde hace tres años. Este expediente concluye el 31 de diciembre «y entonces serán los sicios los que determinen el tiempo que se pueda mantener al personal». En Asopiva soportan esta situación desde hace tres años «y pensábamos que no iba a durar mucho, pero la verdad es que hay un abandono total y nadie hace caso al mundo rural», puntualizó González. 

La Asociación para el Desarrollo Endógeno de Almazán y Comarca (Adema) posiblemente acometerá los recortes a finales de mes. A la Junta Directiva se planteará el despido de dos de los tres empleados y al único que quede se le aplicará, con toda certeza, un recorte de la jornada laboral. «No nos gustaría tener que cerrar después de que Adema ha salvado su propia crisis interna después de varios años gracias al esfuerzo y a la gestión en el trabajo», explicó la gerente, Marisa Muñoz. Así se mantendrán en Adema a la espera de la asignación presupuestaria. Muñoz, además, expuso las dudas de cómo se van a repartir los fondos, a la vez que indicó que Europa ya ha advertido que en cada territorio necesitaría como mínimo una inversión de tres millones de euros para poder desarrollar una estrategia que sea viable, «pero no sabemos nada».

La preocupación es muy parecida en la Asociación Tierras Sorianas del Cid, «donde nos hemos mantenido gracias a la colaboración de los ayuntamientos y de la Diputación y el esfuerzo de los trabajadores, pero esto se puede estirar hasta donde se puede estirar», comentó el gerente, Javier Martín. En 2013 se aplicó un ERTE a los tres empleados y posteriormente se aplicó una reducción de la jornada laboral para todos. No saben cuánto más se puede aguantar si no llegan los fondos del nuevo Programa Leader.

En la Asociación de Desarrollo Rural Proyecto Noreste de Soria (Proynerso), la preocupación por el retraso está latente porque no se pueden comprometer ayudas concretas a proyectos en el medio rural. Los cuatro empleados cuentan ya con una jornada reducida, pero los empleos están garantizados hasta el final de año, «para entonces esperamos que ya se haya resuelto esta convocatoria y entren los nuevos fondos», explicó la gerente Isabel Jiménez. 


CORTES REGIONALES


Por otra parte, ayer el PP votó en contra en el Pleno de las Cortes Regionales, la propuesta que llevó a la sesión el PSOE para reclamar un incremento de 15 millones de euros para la financiación prevista por la Administración autonómicapara el periodo 2014-2020 del Programa Leader y también de solicitar la misma cantidad al Ministerio de Agricultura para así ampliar la consignación inicial total correspondiente a ese periodo, de 130 millones, al menos hasta los 160.
La procuradora socialista por Burgos, Virginia Jiménez, fue la encargada de defender la iniciativa, y recordó que, desde su puesta en marcha en 1991, este programa ha evolucionado en Castilla y León en un sentido ascendente, tanto en la implantación territorial como en su dotación económica. Durante el período 2000-2006 la cuantía destinada alcanzó los 257 millones para los 44 Grupos de Acción Local que cubrían el territorio rural de la Comunidad Autónoma.